A MIS HIJOS

Publicado el 21 de junio de 2020, 16:48

Hay tantas cosas que uno como padre quisiera que sus hijos entendieran y sobre todo recordarán, tantos errores que uno quisiera evitarles. Tantos consejos que quisiera dejarles grabados en su mente, el tiempo a veces es tan corto para tantas cosas que quisiéramos que aprendieran.
Además, no somos perfectos, no tenemos manuales y cometemos muchos errores. A veces en medio de toda esta situación me aterra pensar que el tiempo no sea suficiente para transmitirles todas las lecciones, todo el amor. Otros días me siento a pensar que por nuestra vida pasaron padres y abuelos dejando una huella, una influencia que muchas veces por tantas cosas es difícil recordar. Somos una gran mezcla de costumbres y enseñanzas que se necesitan compartir para que no se queden olvidadas en el camino.
Quiero que sepan que los amamos mucho y que vivimos orgullosos de ustedes. No somos perfectos pero hemos obrado de corazón, siempre tratando de hacer lo mejor para ustedes.
A medida que pasan los años y los vemos crecer y se aumenta esa mezcla de sentimientos de nostalgia, orgullo y afán por terminar de enseñarles tantas cosas.
Tenerlos ha sido el mayor desafío y la mejor experiencia que nos ha dado la vida. Solo así, se puede valorar la gran labor que realizaron nuestros padres. Es muy difícil recordar todas sus enseñanzas, además porque por el camino se convierten en memorias pasajeras. Son tantas cosas las que quisiéramos enseñarles, prepararlos y hasta evitarles.
No alcanzan a imaginarse la indescriptible felicidad mezclada con susto que se siente ese día en el que cada uno de ustedes llego al mundo. Tener esa fragilidad, esa ternura y ese amor gigante en los brazos es una sensación maravillosa. Que a la vez genera una enorme responsabilidad y compromiso. Seguramente cometemos muchos errores, lo repetiré mucho, pero con la certeza y el firme convencimiento de que hacemos lo mejor.
Hay momentos de alegría, buenos recuerdos, como también momentos muy difíciles. Pero ha válido la pena cada segundo, ha sido un camino lleno de altibajos que nos han enseñado a tener Fe, a caminar de la mano de Dios y a tener paciencia.
Son tantas las experiencias y las lecciones que nos han dado que la lista es casi interminable, al lado de ustedes hemos crecido como personas, también nos hemos formado y sobre todo nos hemos acercado a Dios.
Seguramente está carta seguirá en construcción toda la vida, siempre habrá algo que agregar. Son muchas las cosas que quiera que recordaran para toda la vida.
La más importante que espero que nunca olviden, ni hagan a un lado a Dios. No den un paso sin el. No importan las circunstancias, nunca dejen a Dios fuera de sus planes. No pierdan la costumbre de agradecer en las comidas, de orar a diario. No permitan que nadie se burle de su fe, ni la ponga en tela de Juicio. Dios siempre va a cuidar de ustedes.
Nunca olviden que fueron creados para el cielo y no para el mundo.
Jamás pierdan la perspectiva, nunca dejen de diferenciar entre el Bien y el Mal. Nunca pierdan de vista sus valores, recuerden siempre que los valores no son negociables. El confort y el placer son pasajeros y jamás valdrá la pena sacrificar los valores por ellos. Si tienen dudas prefieran esperar y pensar, orar y pedir sabiduría a Dios.

Yo sé que estudiar no siempre es divertido, a veces se convierte en una carga pesada, también lo fue para nosotros. Pero es importante aprender, el estudio siempre brinda muchas oportunidades. Alimenten siempre su mente, pero no olviden también que se debe alimentar el espíritu.
Nunca estén satisfechos con lo que saben, nunca dejen de estudiar y aprender nunca pierdan la curiosidad.
Nada en la vida es gratis. Tendrán que Trabajar duro, pero tengan la seguridad que siempre tendrán enormes recompensas. Paguen sus deudas, planifiquen su futuro. Pero nunca se olviden de disfrutar, viajar, pasear y darse gusto.
No importa lo que escuchen, lo que les ofrezcan, les garantizo que no hay atajos para llegar a la riqueza y no hay sustituto para el trabajo duro. Y el dinero no compra la felicidad. Su mayor tesoro estará en su corazón y ese debe ser cuidado siempre.
Conocerán muchas niñas por el camino, trátenlas con dignidad y mucho respeto. Fíjense en su belleza interior más que en su apariencia física. Traten sus cuerpos como templos sagrados, no se permitan romper límites por pequeños que parezcan. No se contaminen su mente con banalidades e imágenes que destruyen la esencia de los sentimientos volviendo actos sublimes en cuadros grotesco e irreales. En esta edad mucha gente quiere llenarlos de ideas erróneas. Aléjese de la pornografía, de los excesos, del trago, la droga, el juego. Les aseguro que nada bueno tienen esos caminos, no he visto el primero que halla tenido buenos frutos influenciado por nada de eso.
Llegará el día que sabrán que están enamorados cuando se les aflojen las rodillas, les duden las manos y tengan mariposas en el estómago y no podrán dejar de pensar que ella es la niña más linda que han visto jamás. ¿Y entonces qué? Desean la oportunidad de conocerla, analícenla y si siguen considerando que es buena para ustedes empiecen a construir una relación y tómense todo el tiempo para descubrir si ella es la correcta. Véanla feliz, triste, enojada, conozcan su familia, compartan, llénense de recuerdos, pero trátenla con respeto, como a una porcelana y hasta que sepan si es ella y si ella los mira de la misma manera, entréguense en alma y vida para toda la vida. Cásense, vivan juntos, aprendan a conocerse y a vivir el uno por el otros y tengan hijos, morimos por ser abuelos. Pero sobre todo por verlos muy felices y formando una familia.
Hagan todo lo opuesto a la sociedad, hagan lo correcto, y guárdense para el matrimonio, no será fácil. Consigan una esposa digna, amorosa llena de valores que también se guarde para ustedes. No será una tarea fácil, el Corazón es caprichoso y a veces muy impulsivo. Tendrán que controlarlo muchas veces. Probablemente se burlaran de ustedes, los van a presionar y sentirán que ustedes son diferentes al resto, pero créanme eso es lo correcto y garantizará que su familia sea para siempre. Les evitará muchos sufrimientos. Podrán respetar y dar respeto. Podrán ser fieles y pedir fidelidad. Algo que será de mucho valor cuando entren a la vejez y ya tengan nietos.
Tienen que ser muy responsables, sean líderes en todo lo que hagan. Si se equivocan pidan disculpas y corrijan. Evalúense constantemente y comprométanse con el cambio que deban hacer, no se pasen la vida disculpándose por los mismos errores. Háganse cargo se sus actos y asuman las consecuencias, piensen siempre antes de actuar. Si deciden que van a hacer algo, háganlo Y termínenlo. Cumplan sus promesas y sus compromisos. Así que antes de comprometerse o prometer algo elíjanlo bien. Disfruten cada cosa que hagan a pesar de lo difícil o complicada. Recuerden que siempre van a tener la posibilidad de elegir, así que no se quejen.

Sean siempre honestos con ustedes mismos, con sus amigos y con su esposa e hijos. Rodéense de personas que compartan sus valores, rodéense de personas exitosas, de personas que los hagan crecer. Sean buenos amigos, pero no se dejen influenciar por lo que no está bien. Tengan la valentía y el suficiente carácter para quedarse solos si es necesario por mantener sus principios. Siempre tendrán que enfrentarse a muchas presiones. Nunca abandonen su fe o sus valores por hacer lo que todos hacen o lo que está de moda. Mucho menos por miedo a quedarse solos.
Nunca dejen de ser ustedes mismos, no pretendan ser algo que no son ustedes valen mucho no permitan que nadie los haga esconder sus valores, sus principios o su fe. Dios siempre estará de su lado si hacen lo correcto. Y nosotros estaremos orando y apoyándolos siempre, pase lo que pase.
Definitivamente van a tener tropiezos, caerán algunas veces en la vida, pero recuerden que siempre vamos a estar aquí para ustedes y que los amamos con todo el alma y el corazón.
Queremos que sean felices, total y absolutamente felices, para que al final de sus días puedan decir :"He peleado hasta el fin el buen combate de la vida, concluí mi carrera, conservé la fe… dejo buenos Frutos de los que Dios se pueda sentir orgulloso”

Con amor,
Machis

Añadir comentario

Comentarios

Todavía no hay comentarios