CELEBRANDO

Publicado el 7 de agosto de 2020, 12:59

Se pierde la razón, cuando se acaban los argumentos. Se recurren a los gritos por miedo a un diálogo cuando ya no hay palabras con las que se puedan negociar y defender las ideas. Se usan palabras para herir y amenazar cuando estas perdido y sin defensa. Surge la violencia porque definitivamente es la última alternativa necesaria, así el miedo sirve de escudo de emergencia. Y si eso no funciona, siempre hay un buen distractor que desvíe el tema.  Eso lo aprendimos muy bien de Maquiavelo.

Finalmente, el resultado:  un país sumido en el mismo círculo vicioso, de generación en generación, de años y años de corrupción y violencia de todos los colores.  Que celebra la fiesta de independencia y las batallas que la lograron. Pero olvida que con ríos de sangre sacó a los españoles para declararse libre y aún con ríos de sangre se pelean unos pocos por ocupar el lugar que ellos, dejaron vacío.

Toda una vida de luchas de poder, de polarización, divisiones, colores y partidos que no nos dejan avanzar. La idea de dirigir " un país libre" de manera altruista, sólo es la guerra de unos pocos por gobernar, tener el poder y a su vez la riqueza. La eterna pelea por dominar y quedarse en el poder que jamás termina. Y por alguna extraña razón ya nos parece normal y la damos por hecha. Hoy duele celebrar la independencia, la batalla y la guerra. Porque definitivamente no tenemos claro el concepto de esa independencia. Definitivamente esto no es de partidos, ni colores, ni tendencias mucho menos es de derecha, ni izquierda.

Añadir comentario

Comentarios

Todavía no hay comentarios