EL CASTIGO

Publicado el 10 de agosto de 2021, 19:01

 

Muchos creen que si te pasa algo, enfermas o sufres de algún modo es un castigo de Dios.

Algunos asumen que te mereces lo que te pasa. Hay quienes se atreven a insinuar que algo debes estar haciendo mal siempre y cuando te pasa todo eso...

Y definitivamente uno alcanza a evaluar y revisar parte de tantos comentarios.

Si bien es cierto que en los momentos difíciles se evalúa y reevalúa todo, me cuesta creer que un Dios de amor, un padre en todo el sentido de la palabra se dedique a producirle castigos, enfermedades o dolores a sus hijos.

Un padre, así su hijo este muy equivocado (y tuviera la posibilidad), no haría nada para que él sufriera, mucho menos para que enfermara.

Lo que si es muy cierto es que cómo padres queremos lo mejor para nuestros hijos, pero en ocasiones no podemos protegerlos de todo y menos librarlos de las consecuencia de sus acciones y decisiones.

A veces la relación con Dios se debilita por una mala apreciación. Dios no envía enfermedades, ni castigos a nadie.

Quizá ahí está la enorme diferencia.

Que nadie diga durante una prueba: “Dios me está probando”

(Sant 1:13)

 

 

Añadir comentario

Comentarios

Todavía no hay comentarios