SIMPLEMENTE YO

Publicado el 16 de abril de 2023, 13:51

 

Sé que no soy perfecta,  tampoco puedo aceptar ser la peor persona. Realmente trato cada día ser lo mejor que puedo. La mejor mama que me sale. La mejor  persona que podría.  ¿Qué no todos intentamos lo mismo?

Siento que he amado incondicionalmente, más de la cuenta. A tal punto que he pasado por encima incluso de mi, por amor. Y muy en el fondo siento también que me quedaron debiendo.

Muchas veces sin planearlo pierdo la paciencia, pero hay cosas que me superan. Trato de respirar profundo, de contar hasta diez, todo eso que dicen, que en realidad no siempre funciona.

Veo crecer a mis hijos con tanta rapidez que a veces me gana la nostalgia. Soy esa que quiere apoyarlos, acompañarlos y ayudarlos todo el tiempo y a la que le duele  a veces ver que cada vez me necesitan menos.

Muchas veces siento culpa por diferentes cosas, me enojo conmigo por ser tan boba. Muchas veces me toma tiempo reconocer mis errores.

Pasan los años y me he propuesto estar dispuesta a aprender de mis hijos y realmente trato de disfrutarlos, aunque  debo reconocer que a veces no sé como hacerlo. Entre el día a día, las responsabilidades, el trabajo, lo que quiero enseñarles; definitivamente me falta tiempo.

Hago muchos intentos para sacarle gusto al silencio y a la soledad. Aunque a veces me derriban y me hacen llorar. Me gusta mucho hablar y reír, trato de ser buena para escuchar, porque agradezco mucho cuando lo hacen conmigo.

Valoro tanto la amistad,  trato de ser incondicional, porque por muchos años me sentí tan sola, que a los pocos amigos que tengo los considero una gran fortuna. Aunque en medio de mi rutina aun sigo buscando la formula para hacer nuevo amigos.

En alguna época pensaba que tenia derecho a exigir, que los que me rodeaban tenían derechos pero también obligaciones conmigo. Me frustrada mucho esperando que los demás hicieran lo que yo hacia por ellos o al menos una pequeña parte. Creía en las promesas a ojo cerrado, en los para siempre y en la frase “hasta que la muerte los separe”. En esas amistades para las buenas y las malas.  Ahora pienso que no es bueno esperar de los demás, creo que  hay que vivir un día a la vez, que el amor no se retiene y por supuesto no es una camisa de fuerza o un contrato y   se acaba con el tiempo. Que lo que se debe pedir no sirve. Que las promesas se las lleva el viento. Que perdonar es el acto más difícil, cuando te han herido.

Y claro que necesito amor, quien no sueña con un amor de película que te estremezca el alma.  En muchas ocasiones me siento sola, venía acostumbrada a muchos años de compañía, hasta las peleas me hacen falta. No se como uno no se da cuenta  que el amor se acaba, nunca aprendí a pensar en los finales.  Creo que el amor a veces te hace renunciar a tanto, que se transforma en compromisos y obligaciones y con el tiempo pierde su color  rosa, y termina robando la tranquilidad, la  seguridad, la sonrisa y la identidad. A veces el amor se toma el derecho de modificarte y anularte  como bandera de salvación.

Soy esa que viaja con las películas, que aún llora con las canciones. Me encanta viajar y aun no me atrevo a hacerlo sola. Soy la que se quedo en la época de las cartas   a mano, de los escritos y los poemas. Me gusta leer, seguir la letra de las canciones.

Me cuestiono todo el tiempo, reviso mil veces las situaciones, pongo sobre la mesa mil panoramas. Trato de pedir perdón a quien deba.

Me encanta salir de compras, comer bien sin mirar los precios. Acumular experiencias es algo que valoro un montón.

Me miró al espejo y me exijo mucho. A veces me obligó a sonreír, cuando las circunstancias no ayudan. Lucho constantemente con mis miedos.

A veces  desearía volver el tiempo atrás para hacer algunas cosas diferentes. Pierdo tiempo en ocasiones divagando con los “ que hubiera sido si”. Solo por fantasear un rato.

Intento ser buena compañía, buena hermana, buena hija, buena mamá y buena persona. Cuando detecto que me equivoco intento reparar de inmediato.

Elijo todos los días estar presente para mis hijos de la mejor forma a pesar de las circunstancias. Elijo todos los días trabajar duro, salir adelante.

Pretendo todos los días mejorar,  evolucionar y vivir tranquila y alegre con lo que la vida me ponga al frente. Y dejo constancia que pretendo, trato…porque no siempre lo logro.

Me ha costado aceptar que no soy perfecta, que soy humana al igual que todos los demás. 

Añadir comentario

Comentarios

Todavía no hay comentarios

Crea tu propia página web con Webador