NOSTALGIA


Crecí en esa ciudad de ladrillo, ruido y cemento, donde jugar en la calle, sumar anécdotas y no tener raspones era todo un reto, un padre exigente, preocupado por el estudio; una madre protectora y preocupada por los peligros. Crecí entre los cortos permisos, pedales, tizas , lazos y el canto de los copetones. Aquel caos con el tiempo, la distancia y sin saber cómo, resulta ser encantador; nace así el gran amor que sólo entendemos los bogotanos de verdad.

Añadir comentario

Comentarios

Todavía no hay comentarios

Crea tu propia página web con Webador