EL ORIGEN DEL DOLOR

Esta historia debería empezar así: en aquel tiempo las personas de aquella aldea trabajaban juntas. Desde muy pequeños niños y niñas debían trabajar. A cierta edad, cuando las niñas que se iban a convertir en mujeres, debían pasar por una ceremonia tradicional de limpieza. Desde su primer período debían estar ocultas entre 3 a 4 días, pues eran consideradas impuras, se creía que debían apartarse para no poner en peligro la aldea. Llegó ese día para Taiku y definitivamente le cambió la vida. La primera vez tuvo que aislarse fueron 8 días y en adelante prácticamente no pudo volver a salir, ella sufría de una condición especial que la hacía permanecer alejada. En su encierro el dolor la doblaba, vomitaba, sufría del estómago y pasaba el tiempo luchando con todo en soledad. Con el tiempo, todo el pueblo empezó a rechazarla, creían que debía tener algún espíritu malo, consideraban que era de mente y cuerpo frágil, al final la olvidaron. Pasaron muchos años y ella creció en ese encierro. Solo había una ventana alta por donde entraba un poco de luz. Tenía días que hasta le costaba ponerse de pie, pero definitivamente lo que no te mata te hace fuerte.

Añadir comentario

Comentarios

Todavía no hay comentarios